INFINITO

sophie_gengembre_anderson_26_sweet_dreamsSiempre están ahí. ¡Constantemente! A veces quiero introducirme un cuchillo en los oídos para dejar de oírles. Me piden cosas, me exigen que las haga. Pero no sé… A veces creo que es lo mejor, pero otras… Estoy de acuerdo con ellos en que son un peligro para mi, para poder llevar a cabo mi objetivo, pero pienso que puedo manejar este asunto a mi manera. Ya falta poco para que consiga lo que, no me cabe duda, cambiará el mundo. Sólo necesito dos días más encerrado en mi despacho y lo habré conseguido.

Otra vez el teléfono. No pienso cogerlo. ¡Dios! ¡Sigue sonando! ¡Si, sí! ¡Sé que al final acabaré con ellos! Pero ahora no puedo atender sus exigencias. Yo me ocuparé de todo. Mañana. A primera hora, al alba. Como aquella vez. Que dulce placer cuando sentí su calor chorreando mis manos, cuando su vida, segundo a segundo, iba desvaneciéndose gracias a mi. Si no lo hubiera hecho, habría fracasado. Era ella o el resto del mundo. Recuerdo… sí… hermoso… su cuerpo blanquecino contrastando con el verde oscuro de la vegetación invernal.

Pero… ¡basta ya de sentimentalismos! Debo seguir sin desfallecer. El futuro de la humanidad está en mis manos. En la noche, durante el café, me permitiré pensar cómo acabar con sus vidas, para que el maldito teléfono deje de sonar.

De repente la puerta del despacho se abrió y, en la puerta, un hombre corpulento, con casi dos metros de altura, miraba a Jaime con una expresión dulce.

– ¿Otra vez en la consulta del Dr. Garay?

– ¡Estoy acabando, Sergio! ¡Sólo dos días más!

– De acuerdo… Mira, haremos un trato -le dio un cigarrillo encendido y se sentó frente a Jaime con la silla colocada del revés-: vienes ahora conmigo, te tomas tus pastillas, juegas a las cartas con David y Guillermo y, mañana, le pedimos al doctor que te deje estar aquí un rato. ¿Trato hecho?

– ¿El tiempo que yo quiera?

– Bueno… lo que el doctor crea conveniente.

– De acuerdo.

Jaime se levantó, recogió todos sus papeles con movimientos nerviosos, y fue murmurando hacia la sala de recreo. Sergio alcanzó uno de los papeles que había caído al suelo. En él, observó sonriendo el signo de infinito, una y otra vez, por las dos caras.

– Sin duda, salvará el mundo -dijo el celador reuniéndose con él.

Anuncios

19 responses to “INFINITO

  • Lux

    La última vez que entré en este blog estaba tan absorbida con los tres últimos capítulos de Plenilunio que, inexplicablemente pasé por alto este relato.
    Berquendel, me sorprendes con cada una de tus historias… Lo mismo te desenvuelves en un psiquiátrico con una narración que podría estar perfectamente catalogada en el historial de cualquier paciente real que nos sumerges en el alucinante mundo de fantasía de las hadas.
    Resumiendo, me ha gustado muchísimo este cuento. Y has conseguido que me caiga bien el personaje, aunque sus propósitos de salvar al mundo sean bastante discutibles jeje… Esa otra visión nos la da el otro gran personaje que es el celador, que es quien nos hace ver la versión más light e inofensiva de Jaime. Muy original.

    • Berquendel

      ¡Gracias, Lux! Me encanta recibir tus comentarios animándome a seguir adelante. Le tengo especial cariño a este relato, ya que trato el tema de la esquizofrenia, un mundo que considero apasionante, por lo que me alegra muchísimo que te haya gustado 🙂

Me encantará recibir tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Dully Pepper24H

Arte pelo Amor, Arte pelo Mundo, Arte pela Paz!

Mentrat

Entre tú y yo

libreporqueleo

Un rincón para ser libres por un instante.

Recién escrito.

By Alberto Taboada

Escribir puntos suspensivos

Busco la mejor manera de expresar aquello que visita mi pensamiento.

enero11

Literatura para romper el tiempo.

Poesías desde la inocencia

Pequeñas contribuciones literarias

Innocence Studios

El estudio de Mery

ERASE UNA VEZ...

Pequeñas contribuciones literarias

Notas para llevar

Pequeñas contribuciones literarias

Recién Muertos

Silo de muertos en vida y vida en muerte

Musa Relatos

Singular Novela de Relatos

Pequeñas contribuciones literarias

Pequeñas contribuciones literarias

EL CLUB DE LAS LECTORAS

Pequeñas contribuciones literarias

Mariano castagneto

Periodista Cultural, escritor y docente

.

Pequeñas contribuciones literarias

Book is a four letter word

Pequeñas contribuciones literarias

Sandra Andrés Belenguer

Pequeñas contribuciones literarias

A %d blogueros les gusta esto: