UN INGLÉS EN GALICIA. Capítulo 4

John_Everett_Millais_-_Bright_EyesAmbos se giraron a la vez para quedar, luego, clavados en el suelo. La música resonaba en toda la habitación. Era un tintineo metálico que recordaba a una canción infantil, a esas que cantan los niños cuando juegan. Poco a poco, la música fue sonando más grave y lenta hasta que, finalmente, paró. Ahora, era el silencio el que resonaba en la habitación a pleno pulmón.

– Creo que deberíamos ver qué era -se atrevió a decir Alexandra. Continuar leyendo

Anuncios

GRITOS DE PLENILUNIO. Capítulo 6

Nymphs Finding the Head of Orpheus 2Los últimos rayos de la tarde iluminaban la cascada participando en el baile descontrolado del agua al caer, creando un espectáculo único de color en el que la música estaba servida acompasada por el murmullo de las hojas y el choque del líquido juguetón contra las rocas.

– ¿Y ahora? ¿Qué podemos hacer? -preguntó Tianna mirando fijamente a su hermana, que no apartaba la mirada de aquella danza continua.

– No lo sé. Lo único que tengo claro es que no quiero morir.

Shea, con los labios apretados por la ira, introdujo su mano en el agua, cerró los ojos y buscó serenarse. La meció lentamente creando ondas a su alrededor que fueron, poco a poco, iluminándose, provocando que los peces nadaran frenéticamente hacia ella y comenzaran a saltar con energías renovadas. Abrió los ojos. Continuar leyendo


JUEGA CONMIGO

Sophie-Gengembre-Anderson-Its-Touch-and-Go-to-Laugh-or-NoCuidado! -exclamó Sofía señalando lo que parecía un trozo de viga desprendida del techo y acomodada, finalmente, en un suelo por el que se desperdigaban otros mil trozos desgajados de aquella decrépita construcción.

-Sí, lo había visto -respondió Fidel con aires de autosuficiencia.

Sofía lo miró con gesto de cansancio ante aquella actitud que conocía muy bien. Creía que por ser 4 meses mayor que ella podía comportarse como el mayor, y ser siempre quien llevase la voz cantante en todos los juegos. Como entrar en aquella casa. Una decisión que no le gustaba, pero que, otra vez, se había dejado arrastrar por la insistencia de su amigo. Continuar leyendo


UN INGLÉS EN GALICIA. Capítulo 3

the-eve-of-st-agnes-john-everett-millaisSubía los peldaños de dos en dos, empezando a notar el temblor de sus piernas con las últimas zancadas. Al llegar al tercer piso, giró con rapidez asido a la bola dorada que adornaba el último tramo de escalera.

– ¡¿Dónde está?! -gritaba mientras abría cada puerta de la galería, pero no había nadie. Continuar leyendo


MÍRAME

Helen_of_Troy_-_Anthony_Frederick_Augustus_SandysParado, de nuevo, ante aquella larga escalera, la cabeza le daba vueltas. Intentó masajear sus sienes para calmar esos insistentes clavos que no paraban de adentrarse en su cerebro. Abel miró hacia arriba. Los escalones parecían multiplicarse hasta el infinito. ¿Dónde le llevarían? Y, ¿por qué estaba, otra vez, allí? Miró su reloj. Las 3:33 minutos de la madrugada. Siempre la misma hora. Una sensación invadió su cuerpo, induciéndole a subir peldaño a peldaño, intensificando las náuseas que le provocaban cada pequeño ascenso. Su mano aferraba, temblorosa, el suave pasamanos de madera, dejando un brillante rastro de sudor. Cuando llegó a la mitad de aquella cuesta escalonada, escuchó un alarido a su espalda. Se dio la vuelta y… volvió a verla. Continuar leyendo


EL SECRETO (2º puesto en “El relato de la semana” del foro El Rincón de la Pluma)

waterhouse_pandora

Sus dedos le temblaban mientras tiraba de la trampilla y subía las escaleras que la llevarían al desván. La luz que entraba por la pequeña ventana circular hacía brillar las motas de polvo que flotaban en el ambiente viciado y húmedo. Parada en el último peldaño de madera, buscó con la mirada. Allí estaba. Sabía que no debía estar ahí, que lo que estaba a punto de hacer era una locura. Pero su curiosidad era más fuerte. ¿Qué habría en aquel baúl? ¿Por qué nadie podía abrirlo? Continuar leyendo


UN INGLÉS EN GALICIA. Capítulo 2

Retrato de una muchachaAlgo en aquella casa lo atraía. Cuando estaba cerca de ella, sentía emociones que no era capaz de explicar, pero que le obligaban a mirarla. Separó una llave enorme de aquel manojo que contenía más de treinta, dándole un peso considerable, y la metió en la cerradura de la reja.

– ¿No está nervioso? -preguntó Alexandra refugiándose, temblorosa, en su manguito.

– No, pero veo que usted sí -se quitó el abrigo y lo puso sobre los hombros de la joven-. Hoy e… es un día frío -y carraspeó.

– Gracias -dirigió una mirada coqueta a Raúl.

Sonrojado, abrió la puerta y cruzaron el jardín. Se encontraba en muy mal estado a causa del abandono, con malas hierbas muy crecidas y hojas caídas por doquier. Raúl miró hacia el acantilado, acercándose, muy despacio, sin llegar al borde. Continuar leyendo


Dully Pepper24H

Arte pelo Amor, Arte pelo Mundo, Arte pela Paz!

Mentrat

Entre tú y yo

libreporqueleo

Un rincón para ser libres por un instante.

Recién escrito.

By Alberto Taboada

Escribir puntos suspensivos

Busco la mejor manera de expresar aquello que visita mi pensamiento.

enero11

Literatura para romper el tiempo.

Poesías desde la inocencia

Pequeñas contribuciones literarias

Innocence Studios

El estudio de Mery

ERASE UNA VEZ...

Pequeñas contribuciones literarias

Notas para llevar

Pequeñas contribuciones literarias

Recién Muertos

Silo de muertos en vida y vida en muerte

Musa Relatos

Singular Novela de Relatos

Pequeñas contribuciones literarias

Pequeñas contribuciones literarias

EL CLUB DE LAS LECTORAS

Pequeñas contribuciones literarias

Mariano castagneto

Periodista Cultural, escritor y docente

.

Pequeñas contribuciones literarias

Book is a four letter word

Pequeñas contribuciones literarias

Sandra Andrés Belenguer

Pequeñas contribuciones literarias