GRITOS DE PLENILUNIO. Capítulo 6

Nymphs Finding the Head of Orpheus 2Los últimos rayos de la tarde iluminaban la cascada participando en el baile descontrolado del agua al caer, creando un espectáculo único de color en el que la música estaba servida acompasada por el murmullo de las hojas y el choque del líquido juguetón contra las rocas.

– ¿Y ahora? ¿Qué podemos hacer? -preguntó Tianna mirando fijamente a su hermana, que no apartaba la mirada de aquella danza continua.

– No lo sé. Lo único que tengo claro es que no quiero morir.

Shea, con los labios apretados por la ira, introdujo su mano en el agua, cerró los ojos y buscó serenarse. La meció lentamente creando ondas a su alrededor que fueron, poco a poco, iluminándose, provocando que los peces nadaran frenéticamente hacia ella y comenzaran a saltar con energías renovadas. Abrió los ojos.

– No, ni tú ni yo, ni más hadas morirán. Si en aquel momento creyeron justificado sacrificarnos, no lo está en ningún caso el que, durante siglos, callasen y no buscasen otra solución. No seré yo la que espere con los brazos cruzados que la Banshee destroce mi casa y me devore.

– Pero, ¿crees que nos escuchará?

– ¡Tendrá que hacerlo! Nos lo debe -se puso en pie mirando la luna, visible ya en el cielo del atardecer.

– Hay medio día de vuelo hasta los túmulos. Creo que lo mejor será salir mañana al amanecer -se levantó, imitando a su hermana-. Empieza a menguar. Tenemos un mes hasta el próximo ataque.

Shea asintió sin dejar de mirar aquella esfera casi perfecta. El tiempo se encontraba a merced de su forma.

– Nos encontraremos, al amanecer, antes de que despierten las demás, en las afueras de Aésidhe, junto al roble de la colina. Ten cuidado de que no te vean o querrán saber a dónde vamos. Ya se encargará Maeve de dar alguna excusa de nuestro paradero.

– Descuida, iré andando para que no me oigan.

– Y prepara una bolsa de viaje. No sabemos qué otro destino nos aguardará después, ni cuánto tardaremos en volver a casa… si volvemos.

– ¿Por qué no vamos a volver?

– Es mejor ser precavida y tener en cuenta todas las posibilidades -dijo sonriéndole dulcemente, cogiéndole la mano.

En ese momento, Tianna sintió un pellizco en el estómago, como si se diera cuenta, en ese instante, de lo que podía significar ese viaje. Hasta entonces, estaba concentrada en no sufrir el horrible destino que le esperaba junto a la Banshee, sin tener en cuenta que un final similar o peor podía esperarle al salir del cobijo del gran abeto.

– Deberemos ser cautas en nuestro viaje. Nuestro poder es ansiado por muchos, que harían lo indecible por conseguirlo.

– Lo sé -respondió Tianna con una voz apenas audible.

– No te asustes, hermana. Corriendo algún peligro, tenemos posibilidades de sobrevivir. Quedándonos cómodamente en casa, no tenemos posibilidad alguna.

– Qué gran ironía -y ambas sonrieron.

El cielo comenzaba a despojarse de su manto de terciopelo negro, tiñéndose, sin prisa, de colores malvas, grises y anaranjados. Shea apenas había dormido, rememorando todo lo que Maeve les había narrado; repasando, una y otra vez, todo lo que debía llevar en su pequeña bolsa. Mucho antes de que las estrellas comenzasen a apagarse, se había dirigido al lugar pactado, incapaz de esperar entre las paredes de su pequeño hogar.

Sentada bajo el roble, comenzó a ver una… ¡dos pequeñas siluetas que se dirigían hacia ella! ¡Maldición! ¡Habían descubierto a Tianna! Y, ahora, ¿qué le diría a ese hada? Se puso en pie, inquieta, buscando una explicación que resultase creíble y que justificara por qué salían de Aésidhe con una bolsa de viaje. Iban a visitar a un familiar. ¿A quién? Un animal precisa de cuidados. ¿Tan lejos que necesitan una bolsa de viaje? Ninguna idea que se le venía a la cabeza le resultaba admisible. Mientras se acercaban, comenzó a reconocer a la otra figura que andaba junto a su hermana, como ellas, con una bolsa de viaje a cuestas. Se quedó paralizada. En poco tiempo, las dos hadas recorrieron el espacio que les separaba del gran roble.

– Parte de la culpa es mía y, además, tengo derecho a opinar sobre el destino de mi hermana -dijo Maeve al ver la cara de sorpresa de quien las aguardaba.

Anuncios

6 responses to “GRITOS DE PLENILUNIO. Capítulo 6

  • mentrat

    Me gusta, tiene ese toque mágico sin ser empalagoso, además, los nombres están bien currados, son creíbles, y por supuesto, tu forma de escribir sigue siendo tan clara y precisa que como siempre, da gusto leerte.
    (¿vamos mejorando en los diálogos eh?)
    La verdad, es que me ha apetecido ahora ponerme a escribir fantasía, que lo dejé muy de lado hace demasiados años, y eso que eran historias buenas.
    Adelante 🙂 Y por lo que veo, ya te va bien el internet 😉

    • Berquendel

      ¡Muchas gracias! La verdad es que investigué mucho hasta conseguir nombres que me gustaran. Algunos son traducciones al irlandés, ya que quería darles ese toque ancestral.
      Esta vez he pensado mucho los diálogos, por lo que, ¡me encanta que veas un cambio! Ha servido el esfuerzo e intentaré seguir mejorando 😉
      Y, ¡escribe fantasía! ¡Aquí tendrás a una lectora! No dudo que fueran buenos escritos por lo que, ¡anímate!
      Sigo sin internet, pero, por pesada y de vez en cuando, el móvil acepta a regañadientes el que pueda entrar en la página y actualizarla, así que seguiré en mi actitud cabezota hasta que llegue el día en el que disfrute de una conexión digna 😀
      Mil gracias, de nuevo, por tu comentario. Recibirlos son un choque de adrenalina que me animan a seguir. ¡Un cariñoso saludo! 😀

      • Alejandro León

        Algún día, algún día volveré a escribir como hacía antes, cuando quizás, alguien consiga emocionarme hasta tal punto que me vea animado a hacerlo, hasta el final.
        Por el momento iré dejando mis críticas que por lo visto han ido ayudando a muchas personas. Pero bueno, quieras o no, al encontrarte, me ha llamado el gusanito 🙂
        Sigue escribiendo, nunca pares. Te lo dice alguien que se arrepiente totalmente de haberlo hecho

      • Berquendel

        Te aseguro que seguiré el consejo y no lo dejaré. En mi vida también hubo una gran pausa en la que el escribir dejó de formar parte de ella, y es un error que no quiero volver a cometer.
        Para mí es un honor haber hecho que se revuelvan en ti esas ganas de volver a escribir y, el día que decidas, será un placer leerte.
        Tus críticas siempre serán bienvenidas, ya que creo que son necesarias para aprender y seguir creciendo. Siempre escucho (o leo) al que quiere aconsejarme, pues el que lee es el que recibe lo que he querido expresar, y es él el que debe decirme si he conseguido o no mi objetivo. Gracias por ser ese lector que me ayuda a mejorar 🙂

  • Lux

    Me ha gustado mucho este capítulo. Ahora que conocemos toda la historia, estoy deseando saber qué se les ocurre para vencer a la Banshee. Muy interesante, sin duda alguna.

    • Berquendel

      Gracias, Lux. La verdad es que, ¡ahora empieza la historia! 😀 Espero que te gusten las aventuras que están por venir. Gracias por seguir ahí en cada nueva publicación. 🙂

Me encantará recibir tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Dully Pepper24H

Arte pelo Amor, Arte pelo Mundo, Arte pela Paz!

Mentrat

Entre tú y yo

libreporqueleo

Un rincón para ser libres por un instante.

Recién escrito.

By Alberto Taboada

Escribir puntos suspensivos

Busco la mejor manera de expresar aquello que visita mi pensamiento.

enero11

Literatura para romper el tiempo.

Poesías desde la inocencia

Pequeñas contribuciones literarias

Innocence Studios

El estudio de Mery

ERASE UNA VEZ...

Pequeñas contribuciones literarias

Notas para llevar

Pequeñas contribuciones literarias

Recién Muertos

Silo de muertos en vida y vida en muerte

Musa Relatos

Singular Novela de Relatos

Pequeñas contribuciones literarias

Pequeñas contribuciones literarias

EL CLUB DE LAS LECTORAS

Pequeñas contribuciones literarias

Mariano castagneto

Periodista Cultural, escritor y docente

.

Pequeñas contribuciones literarias

Book is a four letter word

Pequeñas contribuciones literarias

Sandra Andrés Belenguer

Pequeñas contribuciones literarias

A %d blogueros les gusta esto: